11/05/2015

La Vuelta a Belle-Ile, Morbihan, Francia



Este año, el «Tour de Belle-Ile», la Vuelta a Belle-Ile, ha elegido Tara para servir de base al comité organizador y jurado de esta regata en la cual participan 500 barcos.
© M.Bardy/Tara Expéditions

05/05/2015

Regreso a Lorient


Al terminar su misión en el rio de Penerf, Tara traza ruta de regreso a Lorient. Una navegación en la cual Brigitte y Thérèse, los motores de babor y estribor, unas hermosuras de 1,2 toneladas y casi 30 años de servicio a la propulsión de las 140 toneladas de nuestra ballena, aquejan unos dolores; Algo normal después de 4 meses de inmovilización.

Brigitte baja de ritmo, con sospecha de problemas en el suministro de diesel. Daniel Cron, segundo oficial, baja a la sala de máquinas, justo cuando Thérèse tose a su vez.
Brigitte resiste hasta Lorient gracias a una purga regular del filtro de gasoil, para eliminar las burbujas de aire responsables de sus sobresaltos. En cuanto a Thérèse, más temor que daño: la fuga proviene de la bomba de enfriamiento. Una vez apagado del motor, se repara la bomba a tiempo para la llegada a Lorient.

Tara puede entonces entrar con calma en el canal de Lorient, impulsado por sus dos motores, gracias a la perseverancia de los dos mecánicos: Loic y Daniel han pasado la mayor parte del viaje cabeza abajo en la sala de máquinas.

Tara debe ahora alistarse para sus misiones futuras: en Groenlandia este verano, en el Pacífico y el sureste asiático el próximo año. ¿El secreto? El trabajo incesante de la tripulación para cuidar del  barco, un mantenimiento casi diario. 

Después de las misiones largas, Tara regresa a Lorient para una revisión completa. Este invierno, a secas en el astillero, se ha comprobado la integridad de los tanques de combustible, las válvulas, el eje de la hélice. También hemos revisado ambos motores, las juntas de culatas, los pistones. Un chequeo obligado para restaurar el brillo de la goleta. Con la edad,  redoblan las atenciones, se mima cada elemento.

Este viaje ha sido una oportunidad para probar las reparaciones realizadas y afinar detalles. Tara debe estar listo dentro de un mes.

Maéva Bardy

08/04/2015

Recados escondidos


08 de abril 2015
Después de 3 meses en obras, la tripulación ha vuelto a montar el barco, pieza a pieza: Tara está flotando de nuevo. Debemos apretar las últimas tuercas antes del 25 de abril, fecha de la visita a Pencadenic, Morbihan.

En estos meses, los marineros se han aventurado en rincones inesperados, han abierto escotillas  inexploradas, descubierto huecos olvidados; Hasta se han metido en los tanques de combustible que fueron ventilados para su inspección. Detrás de una tabla de madera, una pieza metálica o un objeto, ellos a veces encuentran unas palabras garabateadas por sus predecesores. Los mensajes han intrigado, alimentando debates, espoleando la imaginación de unos tripulantes vueltos jugadores de una especie de un juego Cluedo gigante.

Daniel “Danou” Cron, antaño autor de semejantes mensajes, es ahora  descubridor-lector: "Todo comenzó hace varios años. Estamos ahora descubriendo mensajes en elementos que desmontamos rara vez, en lugares muy improbables. Es nuestro turno de escribir mensajes a la atención de quienes  vendrán en el futuro".

En una tabla de madera situada en el comedor grande, alguien advirtió "si estás ahí, es que vas a sufrir". En otras palabras: la tarea adelante te costará sudor. En la escotilla del balasto: "apretado en 2011", con un punto de GPS en el Océano Índico. Detrás de la nevera, Danou y Dominique, la cocinera, estampan algo con marcador indeleble. ¿Qué mensaje estarán dejando? Lo descubrirán quienes  tendrán la tarea de mover la pesada  nevera en unas futuras obras de mantenimiento. Y a su vez, ellos podrán dejar un rastro de su trabajo a bordo. Sólo los escritos perduran.

Noëlie Pansiot

04/02/2015

Solo 1 a 2% son bioplásticos




Profesor en la Universidad de Bretaña Sur, Laboratorio de Ingeniera de Haute-Bretagne, Stéphane Bruzaud analiza y tipifica parte de las muestras recogidas por Tara Mediterráneo 2014, para conocer mejor la estructura química de los diversos micro-plásticos que invaden la cuenca del Mediterráneo. Además, él explora las posibles soluciones de futuro, por la vía de los bioplásticos. Recordemos que 5 billones de bolsas plásticas de uso único se distribuyen todavía en los supermercados en Francia. No por mucho tiempo, ya que en 2016 esas bolsas plásticas serán prohibidas.

¿Por qué la industria del plástico se ha desarrollado tanto en los últimos 50 años?

El plástico de hoy tiene muchas cualidades, no hay que denigrarlo ciegamente. Él no es caro, es duradero, es higiénico. De hecho, el problema esencial es su uso en los embalajes múltiples. Si uno toma el ejemplo de la bolsa plástica de uso único, se usa unas decenas de minutos pero tardará cientos de años para degradarse. El ratio entre la duración de utilización del objeto de plástico y su duración de vida debe ser más razonable.

Plástico biodegradable, plástico oxo-fragmentable, oxo-degradable…El consumidor se pierde aunque se informe para elegir mejor.

El objetivo de algunos comunicadores es de camuflar las pistas y opacar el mensaje.  Pero existe una norma francesa y europea que define la característica de la bio-degradabilidad. Ella indica que el resultado debe ser una biodegradación del material en ciertas condiciones y en un tiempo dado. Los plásticos que aprueban los test realizados por los organismos certificadores pueden entonces ser considerados como biodegradables, según la norma. O no los aprueban, y no son biodegradables.

Sin embargo, cuando uno habla de bio-degradabilidad, se entiende que se da en ciertas condiciones, como en un compost por ejemplo. Pero las bolsas plásticas, aún biodegradables, no suelen terminar su vida en un compost.

Lo que limita el despegue de los plásticos biodegradables hoy en día es la ausencia de un entorno industrial dedicado a la recuperación de esos materiales;  Y se requiere informar a los consumidores para que puedan diferenciar los plásticos biodegradables de los demás y organizar la selección de sus desechos.

¿Cuál es la definición de los oxo-fragmentables u oxo-degradables?

Una bolsa oxo-fragmentable u oxo-degradable es una bolsa en la cual se han incorporado unos aditivos pro-oxidantes que van a acelerar la degradación del plástico, pero sin forzosamente llevarlo hasta su término.
Uno reduce el tamaño de este plástico, y tal vez hasta la contaminación visual que él genera: los microplásticos se fragmentarán en micropartículas menos fáciles de observar. Pero su degradación no llegará a su término. En otras palabras, no son biodegradables. El plástico en forma de microplásticos perdurará en el medio ambiente, en los suelos, en el agua.

Usted trabaja sobre los plásticos del futuro ¿de qué se trata?

De desarrollar materiales más respetuosos del medio ambiente, desde su modo de producción hasta su fin de vida. Las cifras revelan que cerca de 300 millones de toneladas de plásticos han sido producidas en el mundo en 2012: menos de 2% son bioplásticos. Seria ilusorio querer reemplazar la totalidad de las materias plásticas por los bioplásticos, pero es necesario que el bioplástico amplíe su cuota de mercado en el sector de los embalajes de corta duración de uso.

¿Cuáles son las materias primas usadas para la fabricación de esos plásticos?

Unas materias extraídas de la biomasa: materias vegetales, azucares, almidón, aceites vegetales. Personalmente en Lorient, yo trabajo a la valorización de los desechos de la industria agroalimentaria de Bretaña, procedentes de frutas y legumbre, entre otros. Desde hace varios años hemos demostrado la factibilidad de producción de bioplástico por fermentación, usando este tipo de desechos, y agregándoles unas bacterias marinas que recolectamos a lo largo de las costas de Bretaña sobre conchas o almejas.  A partir de un proceso biotecnológico, logramos fabricar bioplástico.

¿Cuáles son los factores limitantes de la producción de este tipo de plástico?

Sin duda, el costo. Un petroplástico cuesta alrededor de 1 euro el kilo; un bioplástico cuesta cerca de 3 euros el kilo. Existe una diferencia importante de costo, lo que desalienta los industriales. Pero es una historia de mercado; cuando se amplíe el mercado, los costos de producción bajarán. Para desarrollar un mercado, hay que incitar fiscalmente o de modo reglamentario el desarrollo de tal o tal producto, de tal o tal tecnología.

¿La reciente interdicción de las bolsas de plástico de uso único podría alentar la industria del bioplástico?

Sí; No sólo porque Francia deberá limitar sus desechos plásticos no biodegradables, sino también porque ciertos sectores siempre utilizaran plástico; Esos llegaran entonces al uso del plástico biodegradable.

Entrevista realizada por Noëlie Pansiot