14/04/2016

Tara Pacific: comunicado de prensa


La goleta científica Tara dejará su puerto de origen, Lorient (Francia), el 28 de mayo de 2016, para una nueva expedición en Asia y el Pacífico. Tara cruzará el Océano Pacífico recorriendo cerca de 100,000 kms en más de dos años con, un equipo científico interdisciplinario a bordo, coordinado por el CNRS y el Centro Científico de Mónaco (CSM). Su objetivo es estudiar, de un modo nuevo, la biodiversidad de los arrecifes de coral y su evolución en respuesta al cambio climático y las presiones antrópicas. Esta aventura es apoyada por el CNRS, PSL, CEA, MSC y muchos otros socios privados y públicos.

Si bien los arrecifes de coral cubren sólo menos del  0,2% de la superficie de los océanos, albergan casi el 30% de la biodiversidad marina actualmente conocida. Su salud es crucial para la diversidad de las especies y para la humanidad. El estudio de este ecosistema frágil y amenazado es una prioridad, mientras que, en los últimos años, gran parte de los arrecifes está desapareciendo.
Del Este al Oeste y de Norte a Sur, Tara recorrerá el Océano Pacífico para descubrir la diversidad oculta de los arrecifes de coral y comprender mejor su capacidad de adaptación a los  cambios climáticos. Del Canal de Panamá al archipiélago de Japón (2016-2017) y de Nueva Zelanda a China (2017-2018), la goleta cruzará no menos de 11 husos horarios del océano más grande de planeta, y visitará las tierras  insulares así como los arrecifes más aislados del planeta.


Un novedoso enfoque de la biodiversidad del arrecife
La singularidad de esta expedición consiste en su enfoque "transversal" de un área geográfica muy grande,  la del Pacífico, donde se concentra más del 40% de los arrecifes de coral en el mundo. Este enfoque no se ha implementado en esta escala hasta ahora.
Según Serge Planes, investigador del CNRS y director científico de la expedición, “Tara Pacífic tratará de descubrir la biodiversidad oculta del arrecife, tanto genómica, genética y viral como bacteriana, para compararla con la biodiversidad de la masa de agua que lo rodea. El objetivo es obtener una idea real de la diversidad global de una colonia de coral".

Tara cruzará un amplio gradiente de biodiversidad cuyo pico será el "Triángulo de Coral" en el sudeste asiático. Durante la expedición, se auscultarán 40 archipiélagos de forma idéntica para aprehender las variaciones de la biodiversidad a través de tres especies de arrecifes: dos corales y un pequeño invertebrado de la familia de los hidrozoos (Hydrozoa).
Por un enfoque comparativo e interdisciplinario, los científicos tratarán de hurgar en el pasado reciente de las colonias coralinas, de observar la evolución contemporánea de los arrecifes y de divisar su futuro, usando, entre otros métodos, la modelización.
Además de la condición de salud del arrecife y de su biodiversidad en diferentes niveles, el equipo científico se centrará en la capacidad de resistencia,  adaptación y resiliencia de estos ecosistemas. Un último eje de estudio hará hincapié en las posibles aplicaciones de la biología del coral a la investigación médica.

Compartir conocimientos y educar sobre los desafíos ambientales
"La comunidad científica necesita estos nuevos datos, y también los actores locales e internacionales. Tara contribuirá a comprender mejor los problemas que afectan esas cunas de biodiversidad que son los arrecifes y que son vitales para el futuro de las poblaciones, especialmente en las islas pequeñas", indica Etienne Bourgois, Presidente de la Fundación Tara Expéditions.
La Fundación Tara Expéditions aprovechará esta expedición para interpelar los actores políticos y el mundo económico, sensibilizar la sociedad a los desafíos ambientales más urgentes y a los problemas que enfrentan las poblaciones que dependen de la salud de los océanos. Muchas escalas en el Pacífico y Asia nos permitirán compartir estos retos ambientales con el mayor número de jóvenes y adultos.

Cifras claves
- 2 años  de expedición de mayo 2016 a septiembre 2018.
- 30 países visitados
- 70 escalas
- 100,000 km recorridos
- 40 archipiélagos serán analizados de la misma manera y luego se realizarán comparaciones
- 10 sitios serán objeto de estudios abarcando los aspectos contextuales locales.
 - 40.000 muestras recolectadas en 2 años
- 70 científicos de 8 países a bordo.
- 18 instituciones y laboratorios de investigación involucrados.
- Los arrecifes de coral son el hogar de 30% de la biodiversidad marina conocida hasta la fecha
- Ellos cubren menos del 0,2% de la superficie de los océanos
- 57 557km2 de arrecifes franceses
- 30 mil millones de US $ por año, en servicios prestados por los arrecifes.
- 46% de los arrecifes están en buena condición todavía.
- 20% de los arrecifes están hoy destruidos.
- 15% están seriamente alterados y pueden desaparecer dentro de 10 años
- 20% están en peligro de desaparición en menos de 40 años.

12/04/2016

¿Qué sabemos del coral? Gigantes fragiles



Al igual que cualquier eslabón de un ecosistema, los corales encaran amenazas naturales, tal como la enfermedad de la banda blanca, que ha duramente golpeado los arrecifes del Caribe en los años 80’s, o unos depredadores cuyo número aumenta rápidamente: por ejemplo, Acanthaster planci, una estrella de mar devoradora de coral pulula ciertos años. Pero esas perturbaciones naturales no explican el dramático derrumbamiento de las poblaciones coralinas.

Desde el inicio de la era industrial, alrededor de 20% de los arrecifes han definitivamente desaparecido. Y el fenómeno no se aminora: 25% estarían amenazados en el muy corto plazo y 25% más podrían sufrir significativamente antes del 2050. Una hecatombe que por lo general lleva el sello del hombre. Los corales se ubican cerca del litoral y padecen de las actividades humanas: contaminación, métodos destructivos de pesca, degradaciones por el turismo de masa, desechos de sedimentos.

Estas amenazas preocupan tanto más, que el coral tiende a ser cada vez mas sensible a las agresiones, fragilizado por el cambio climático. Un alza importante de las temperaturas de las aguas de superficie provoca estrés en el coral que expulsa entonces sus  zooxantelas, las algas simbióticas de los corales. Junto al alga, el pólipo pierde todos sus pigmentos y deja aparecer por transparencia su esqueleto calcáreo: se habla en este caso de blanqueamiento de corales. Si las condiciones no vuelven a lo normal, es todo el arrecife que se encuentra amenazado de muerto.

Otra amenaza de origen humano reside en la acidificación de los océanos. La devolución masiva de CO2 en la atmosfera conlleva un aumento de la acidez del agua, afectando el proceso de calcificación, la creación del esqueleto externo de los pólipos. La amplitud del fenómeno y sus consecuencias sobre los arrecifes siguen siendo mal conocidas. Una mejor comprensión de los diferentes peligros que acechan  los corales es imperativa para explorar soluciones duraderas de preservación de estos ecosistemas. Es en este contexto de urgencia que las investigaciones a cargo de Tara Pacific cobrará toda su relevancia.

Yann Chavance

26/03/2016

¿Qué sabemos del coral? Del pólipo al arrecife



La preparación de Tara Pacific sigue progresando. Mientras la tripulación proyecta la navegación, los científicos finalizan el protocolo de estudio. Una oportunidad para que revisemos  nuestros conocimientos: ¿qué sabemos del coral? Descubrir la vida y la formación de coral significa sumergirse en un mundo complejo, hecho de pólipos, de caliza, donde nacen las inmensas colonias que forman los arrecifes.

¿Qué relación hay entre un pólipo, minúsculo pariente de las medusas, y la Gran Barrera de Coral, visible desde el espacio? En el medio de los escleractinios (Scleractinia), los corales tropicales, cada pólipo crea un esqueleto externo, un soporte de caliza que servirá de protección al animal y permanecerá después de su muerte. Durante su vida, el pólipo no dejará de multiplicarse, generando un florecimiento de nuevos pólipos que, a su vez, formarán nuevos esqueletos calcáreos que agrandarán la colonia.

Ya sea en forma de rama de coral, de cerebro o de meseta, sólo la superficie exterior, en contacto con agua, se cubre con pólipos y está viva. Debajo de esta delgada película de seres vivos, solo queda el mineral, una acumulación de millones de esqueletos. Al igual que los anillos del tronco de un árbol, los corales más grandes revelan su historia, ilustrando la vida de la colonia durante siglos y más: algunas colonias tienen hoy 4000 años. Estamos hablando aquí de la edad de la colonia y no del pólipo.

A lo largo del crecimiento de la colonia y de su masa calcárea, unos fragmentos colapsan debido a su peso o la corriente y las olas. Llevados a unos metros de distancia, se fijan en el fondo y forman una nueva colonia, un clon de la colonia inicial. Las diferentes colonias cuyas grietas serán gradualmente ocupadas por sedimentos y residuos de otros organismos (conchas de moluscos, ensayos de erizos, etc.) construirán un arrecife de coral que llegará a extenderse por kilómetros.

Para dispersarse aún más, los corales también son capaces de proliferar mediante la reproducción sexual: un espermatozoide fecunda un ovocito (oocito) para formar una célula-huevo. En las 3/4 partes de las especies, hermafroditas, cada pólipo libera gametos masculinos y femeninos. Por largo tiempo, este modo de reproducción sexuado ha pasado desapercibido porque es breve: en numerosas especies, la liberación masiva de gametos solo sucede una noche al año.

En el espacio de unas pocas horas, los pólipos machos, hembras y hermafroditas de decenas de especies, liberan simultáneamente sus gametos en el océano, formando una verdadera nieve subacuática que sube a la superficie. Cada ovocito fecundado da a luz de una larva, la plánula, que se transporta a merced de las corrientes antes de encontrar un fondo o un soporte (sustrato) sobre el cual se ancla. Aparece un primer pólipo que crea un esqueleto calcáreo y se multiplica: una nueva colonia ha nacido.

Yann Chavance

15/03/2016

¿Qué sabemos del coral: animal, mineral,o vegetal ?




Durante décadas, los corales han sido tema de división entre naturalistas: ¿ animales inmóviles, plantas marinas, rocas vivas ? Hubo de esperar los primeros microscopios para aclarar las dudas. Ellos revelaron microscópicos animales viviendo en inmensas colonias compuestas de miles de unidades llamadas “pólipos”.

Con gran simplicidad anatómica, estos pólipos se presentan en forma de una bolsa perforada de una boca rodeada de una corona de tentáculos urticantes. Los corales son los primos cercanos de las medusas, anémonas. Para alimentarse los pólipos absorben directamente la materia orgánica disuelta en el agua  y utilizan sus tentáculos para capturar organismos planctónicos. Estos últimos, paralizados por las células urticantes, son llevados a la cavidad oral del pólipo para ser digeridos, pero la mayor parte de su energía proviene de una asociación; En el seno de sus células, los pólipos hospedan algas unicelulares llamadas zooxantelas (Zooantheliae). Estas, al igual que todas las plantas, usan la energía solar para producir nutrientes gracias a la fotosíntesis, nutrientes que alimentarán el pólipo. Este tipo de asociación se llama simbiosis. Esta simbiosis perfecta está presente en los corales tropicales, cerca de la superficie, que forman las barreras coralinas. 

Sin embargo, el mundo de los corales no se limita a esos organismos que, produciendo un esqueleto calcáreo, forman las barreras y los atolones. El término coral designa también Los gorgonáceos (Gorgonacea) del Mediterráneo, el coral blando rojo, y las colonias de pólipos que constituyen los arrecifes de gran profundidad, hasta varios miles de kilómetros bajo la superficie. El mundo de los corales es entonces vasto y diversificado con cientos de especies en los mares del globo.

En el Pacífico Tara se enfocará en los escleractinios (escleractinia) o corales pétreos. No solamente esos constructores de arrecifes llevan una vida y un modo de reproducción fuera de lo común, sino que también representan un interés ecológico mayúsculo: estos arrecifes cubren solamente 0,02% de la superficie de los océanos, pero albergan ¼ de la biodiversidad marina.

Yann Chavance