29/10/2018

Tara Pacific, la expedición

"Queríamos estudiar el ecosistema de coral en todo el Pacífico, de este a oeste y de norte a sur", recuerda Romain Troublé, director de la Fundación Tara Expéditions. El confiesa sentirse aliviado de que el barco haya regresado a puerto en buenas condiciones, después de dos años y medio de operaciones continuas.

Los marineros, sacudidos por una transatlántica agitada, viven el final de la misión con agrado. "Hay un poco de nostalgia, pero sobre todo un gran deseo de reunirnos con nuestras familias", dice Martin Hertau, capitán de Tara. “Pero sabemos que después del descanso, renacerá una sola idea: volver a zarpar”.

"Al comparar los datos recopilados en todo el Océano Pacífico, esperamos identificar el componente estable del microbioma; es decir, la microfauna esencial, común a todos los sitios", precisa Serge Planes, responsable científico de la expedición. "Estudiaremos también el componente variable, para tratar de entender de dónde proviene esta variabilidad y si puede explicar ciertas resistencias o adaptaciones locales".

En la mira de los investigadores, está el problema del blanqueamiento de corales, un fenómeno directamente relacionado con el cambio climático, que se ha acelerado durante los últimos veinte años, habiendo diezmado alrededor del 20% de los arrecifes del mundo.
Casualmente, varias olas de blanqueo coincidieron con el paso de Tara. Eso permitió a los investigadores tomar el pulso de los corales del Pacífico en momentos de crisis. "Hasta ahora, estos episodios de blanqueamiento eran bastante globales. Por primera vez, el fenómeno parece muy localizado. En las Samoa, por ejemplo, hemos visto hasta un 90% de mortalidad, pero en Polinesia y las Islas Cook, hemos encontrado sitios muy saludables".

Para obtener la mayor cantidad de información de las decenas de miles de muestras recolectadas, la mayor parte se analizará en el Centro Nacional de Secuenciación, el Genoscope. En Evry, en la región de París, el microbioma de los corales, peces y agua del entorno de los arrecifes se identificará mediante varios análisis genéticos. "Ya hemos secuenciado muestras de tres islas en un proyecto piloto, para validar la metodología con el consorcio científico. La mayor parte de la secuenciación comenzará realmente el próximo año", detalla Patrick Wincker, director del Genoscope, en el CEA. “Este es uno de nuestros proyectos de secuenciación más importantes: movilizará de 15 a 20 personas durante al menos dos años".

Habrá por que ser pacientes antes de sacar las enseñanzas de las muestras recolectadas en los últimos dos años, con la esperanza de obtener una mejor comprensión de este ecosistema vital para el planeta. Los arrecifes de coral representan solo el 0.2% de la superficie del océano, pero son el hogar de un tercio de la biodiversidad marina.

En la Fundación Tara Expéditions, ya germinan las próximas misiones. Mientras, la goleta estará en obras de rejuvenecimiento por 6 meses. "Tenemos varias misiones planificadas”, menciona Romain Troublé. “Entre los grandes proyectos, nos gustaría realizar una nueva expedición en el Ártico, para la cual estamos buscando patrocinadores”. La misión "Tara Pacific" ha costado unos 10 millones de euros, procedentes de varios socios privados y públicos.

Yann Chavance