26/12/2017

Fluorescencia




©Eric Rottinger/KahiKai

Diodontidae
- Pagurus bernhardus
- Nudibrache Phyllidia












©Eric Rottinger/KahiKai

Thoracica, sobre una boya
Coral Merulinidae









Sorong, Palau, Navidad en el Pacifico



La escala técnica de 4 días en Sorong, una provincia de Indonesia ubicada al oeste de Papúa Occidental, ha marcado la mente de la tripulación. Desconcertados, hemos descubierto un  grado de contaminación que no imaginábamos. Sorong, ciudad de más de 200 000 habitantes, está  invadida por desechos de plástico. Desafortunadamente, Sorong no es una excepción en el archipiélago más grande del mundo.

Ballet acuático de plástico
Los bancos de arena que bordean la ciudad  están cubiertos  de detritus: objetos desechables, bidones  de aceite, chanclas, encendedores... En su ballet acuático, el oleaje remueve  una sopa infame. Los usuarios de las numerosas  tiendas alineadas a lo largo de la carretera, arrojan sus desechos en la lengua de arena. Los canales cavados a lo largo de las casas para colocar la alcantarilla, acarrean cientos de botellas vacías. Al igual que el 80% de los desechos en el mar, todas estas botellas arrojadas al suelo seguirán el hilo del agua y terminarán en el océano. Cada año, entre 10 y 20 millones de toneladas de desechos de todo tipo se vierten en los océanos, de los cuales el 80% son plásticos. 
Según un informe publicado en el Journal des Sciences en 2015, el archipiélago de Indonesia es el segundo mayor contaminador en cuanto a plástico, justo después de China. Ubicado en el corazón del Triángulo de Coral, el territorio marítimo de Indonesia alberga, sin embargo, el mayor nivel de biodiversidad del mundo. Pero, ¿por cuánto tiempo?
En Sorong, los turistas cada vez más numerosos, toman el ferry para llegar a Waisai, puerta de entrada a Raja Ampat, un famoso sitio de buceo. Desde allí, los visitantes usan botes pequeños para alojarse  frente a las aguas turquesas  de las islas de Kri y Gam. Pero las hermosas playas están  también plagadas de objetos que los lugareños no se molestan en recolectar.
Bajo el agua, a pesar de ser el Parque Nacional Raja Ampat, la situación no es más agradable. Los derivados de petróleo y los organismos marinos colindan en un lugar que fue, hasta hace poco, un verdadero paraíso submarino.

Indonesia debe lidiar con una contaminación masiva. Según el Banco Mundial, un indonesio produce entre 0,8 g y 1 kg de residuos de plástico por año.  El archipiélago cuenta 250 millones de habitantes. En una de las últimas cumbres oceánicas mundiales celebradas en Bali, un ministro indonesio anunció planes para reducir la contaminación marina en un 70 por ciento los próximos ocho años. Pero en muchas islas del archipiélago, la recolección de desechos es solo un concepto.
¿A quién incriminar? ¿A los consumidores, al Estado, a la industria petrolera? ¿Qué hacer para revertir la tendencia?  En un país donde los ingresos son bajos, dominan las ventas al detalle de productos de plástico. Es toda una población que debe ser sensibilizada. Al mismo tiempo, las autoridades públicas deben desempeñar su papel al proporcionar un servicio eficiente de recolección y reciclaje.

Cuando las responsabilidades son globales, algunos expertos señalan a la industria del petróleo y su lobby. El Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) opina que los fabricantes de plástico han tomado conciencia de los problemas causados por sus productos ya en la década del 1970. Pero una parte de la industria del plástico lo continúa negando y prefiere culpar a los consumidores, obviando el problema de la duración de vida de todos los subproductos hechos a partir de los granulados de resina.

Hoy, se aboga para la adopción de un tratado internacional que reduciría la crisis de plástico. Resulta  esencial restringir y regular su impacto, a lo largo del ciclo de vida de los productos, desde la producción hasta la contaminación del Océano.

Desde Sorong, dos días de navegación nos llevan a Palau, en el primer sitio de muestreo, Helen Reef. Esas 48 horas han permitido a los nuevos miembros del equipo, embarcados en Sorong,  adaptarse a la hora local y reponerse de sus largos viajes desde los Estados Unidos, Arabia Saudita, Francia y los Países Bajos.

Anclada en la laguna de Helen Reef, la reserva marina más grande de Palau, la goleta es ahora escenario de celebración navideña.  El nuevo equipo consta de 6 científicos y un artista holandés, Maarten Stok, quien hace vibrar nuestra ballena al canto de su guitarra. Junto a Nicolas Bin, y Samuel Audrain, Maarten forma una banda que amenizará la fiesta de Año Nuevo.  En la cocina, Marion Lauters refina el menú del 24 de diciembre: tarta de queso; mousse de aguacate y pescado crudo, helado de praliné hecho a bordo. Compartir, complacer al otro, una forma de vivir la tradición de Navidad en este rincón del Pacifico.

Noëlie Pansiot

23/12/2017

Industria minera en alta mar


Helen Rosenbaum, fundadora de la campaña “Deep Sea Mining”, está trabajando con varias organizaciones de Papua Nueva Guinea para cuestionar y detener el proyecto Solwara 1, un proyecto de minería submarina.

¿Qué es el proyecto Solawa 1 al cual se opone?
Solwara 1 es la primera mina en el fondo del océano en el mundo,  en obtener una licencia para operar. Si el proyecto se desarrolla, establecerá un precedente mundial. La mina está ubicada en el Mar de Bismarck, en Papúa Nueva Guinea. Es un proyecto iniciado por la compañía minera canadiense Nautilus Minerals. Junto a sus principales accionistas, buscan desarrollar un nuevo modelo de minería.

¿No se ha llevado a cabo ninguna extracción de este tipo todavía? ¿Podemos hablar de una experimentación?
Inicialmente, la empresa Nautilus Minerals negó que se tratara de un laboratorio a gran escala. Nuestros colegas en Papúa Nueva Guinea expresan, desde hace años, su rechazo a convertirse en conejillos de india para la explotación experimental de los fondos marinos.
Recientemente, Nautilus ha presentado la naturaleza experimental del proyecto en sus comunicados de prensa. Lo que la empresa obtendrá en términos de riqueza mineral no es el punto esencial de este ejercicio. Esta es la razón por la cual no llevó a cabo todas las pruebas estándar que una empresa minera normalmente debe realizar para evaluar el cuerpo del mineral. El objetivo principal es, de hecho, probar el equipo y ver qué impactos generará la extracción de respiraderos hidrotermales.

El proyecto Solwara 1 está ubicado en una zona volcánica...
Sí, la región del mar de Bismarck es muy activa sísmicamente. El volcán Rabaul entra todavía en erupción de vez en cuando. En los siglos pasados, nadie ha perturbado las columnas hidrotermales del piso oceánico  de esta región. Este sitio particular de Solwara 1 alberga una concentración de oro y cobre en el fondo del mar alrededor de los respiraderos. Es por eso que Nautilus quiere probar su equipo y ver si puede enfrentar los desafíos de este ambiente hostil. A una profundidad de 1,6 km, la presión es enorme y las temperaturas muy contrastadas: un agua a 400°C sale de los respiraderos hidrotermales y se mezcla con el agua de mar muy fría, formando un ambiente muy ácido.

Los científicos a bordo de Tara quedaron deslumbrados por la biodiversidad marina única protegida en Kimbe Bay, una biodiversidad todavía desconocida e inexplorada. Podemos suponer que hay otros ecosistemas que necesitan ser explorados...
Una de nuestras preocupaciones con la explotación minera de las chimeneas hidrotermales es la destrucción de estos ecosistemas únicos, incluso antes de que los científicos hayan podido estudiarlos. En la actualidad, sabemos muy poco sobre cómo los ecosistemas de aguas profundas interactúan con su entorno, en particular con los ecosistemas de cuales dependen las poblaciones humanas y las especies marinas. La pesca del atún, por ejemplo, es una industria importante en Papúa Nueva Guinea. Estamos empezando a comprender el movimiento de organismos y partículas entre las aguas superficiales, las capas medias y las áreas pelágicas, hasta el océano profundo.

¿Nautilus Minerals ha llevado a cabo evaluaciones de impacto ambiental?
En los últimos años, hemos solicitado información adicional sobre la emisión del permiso de minería, los permisos ambientales y otras condiciones impuestas a la compañía minera. También solicitamos a Nautilus Minerals brindarnos los estudios de toxicidad. La ausencia de tales estudios es una violación importante de su declaración de impacto ambiental. Según la empresa, estos estudios se han realizado, pero todavía no están disponibles en el dominio público.

¿Cuáles serían los impactos de la minería en alta mar?
El proceso de extracción, en sí mismo, genera  masas de sedimentos en suspensión  en el agua. Unas  investigaciones han demostrado que esas masas pueden viajar hasta 200 km. No sabemos la composición de lo que Solwara 1 generará. ¿Habrá metales pesados en esos volúmenes? ¿Qué formas químicas tomarán estos metales a diferentes profundidades? Saber eso nos permitiría determinar en qué tiempo los organismos marinos pueden absorberlos. Estamos hablando de una región donde las comunidades costeras circundantes dependen de la pesca para su subsistencia.

¿El proyecto podría tener un impacto en las comunidades locales?
El sitio minero Solwara 1 está aproximadamente a 60 km de Rabaul,  en East New Britain, a solo 25 km de la costa de la provincia de New Ireland, y aproximadamente a 40 km de Duke of York islands.  Está justo en el medio de las zonas de pesca. Son comunidades insulares y costeras para las cuales la pesca es su medio de vida. Todo lo que se cuela en la cadena alimentaria los afectará. Además, estas comunidades intercambian sus peces con personas que viven en el interior.
Estas comunidades no conocen el proyecto ni han dado su consentimiento, un derecho fundamental establecido en la Declaración de las Naciones Unidas. Ellas deberían poder dar su consentimiento libremente antes de que el proyecto se ponga en marcha.
Además, la compañía minera planea moverse rápidamente de un sitio a otro. Para cuando los impactos se sientan en la cadena alimenticia, con posibles efectos tóxicos en las poblaciones marinas y humanas, ¿quién será considerado responsable?  Es posible que Nautilus Minerals ya no esté en esta parte del océano.

¿Existen otros proyectos semejantes en el mundo?
Muchas compañías poseen licencias de exploración. Una estimación conservadora sugiere que más de 1.5 millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico están sujetos a un arrendamiento operativo. Nautilus Minerals es una compañía pequeña que está luchando por obtener financiamiento, pero si ella demuestra que la minería del piso oceánico está funcionando, entonces las principales compañías intervendrán y la comprarán nuevamente. Una importante compañía minera angloamericana participa en el proyecto Nautilus Minerals. Para ellos también se trata de experimentar, de tener una participación en caso de que el proyecto sea un éxito.  Es la nueva cara de la minería a nivel internacional.

¿Cuál es la posición del Gobierno de Papua Nueva Guinea sobre los riesgos ambientales?
Papua Nueva Guinea es un inversor en el proyecto, pero también está tratando de dåesempeñar el papel de regulador. Esta no es una situación viable. Además, no tiene la capacidad de monitorear los impactos. Con la excepción de la compañía minera, nadie puede saber qué sucederá en el sitio de la mina. No habrá una autoridad independiente que regule esta mina. Finalmente, el país no tiene ninguna estructura u organización capaz de enfrentar un posible accidente o desastre causado por esta mina. Solwara 1 se encuentra en una zona sísmica activa, también sujeta a eventos climáticos extremos. Hemos consultado  agentes de respuesta de emergencia en caso de un desastre,  y nos dijeron que no podran hacer nada cuando succedan derrames o rupturas de tuberías.

Entrevista por Noëlie Pansiot

14/12/2017

Cambio de rumbo, Tara no irá en Indonesia


No es usual.  A bordo, el capitán descarga nuevos mapas náuticos gracias a la conexión satelital. En tierra, el equipo de logística modifica las fechas y el puerto de entrada para el próximo relevo de científicos. ¿El motivo de este cambio de último minuto? Tara no ha obtenido la autorización del gobierno de Indonesia para muestrear en sus aguas territoriales. Explicaciones.

Desde hace meses, la Fundación Tara Expéditions y su equipo han estado trabajando arduamente para organizar este gran capítulo de la exploración contemporánea a través del Océano Pacífico. Diseñar un transect científico coherente para muestrear diferentes especies de corales; Velar por la seguridad de la tripulación en una ruta propicia a la piratería; Establecer la logística adecuada para  la rotación de 70 científicos y 6 miembros de tripulación; Contactar los representantes de 30 países para presentar el proyecto; Tramitar los permisos para muestrear... La lista es aún más extensa.

Pese a  los esfuerzos de anticipación y organización, los equipos de tierra y mar deben reposicionarse y revisar sus planes. Este es el caso hoy, después de la negativa del gobierno de Indonesia  a permitir nuestro muestreo científico.
Romain Troublé, director general de la Fundación Tara Expéditions, reacciona a esta decisión: "Es desafortunado, particularmente porque los retos que enfrentan los arrecifes de coral en Indonesia son  significativos. Lamentamos también que la ambición de Indonesia, sede de la Conferencia "Our Ocean 2018", no sea seguida por actos, como su participación en un programa de investigación pan-Pacífico sin precedentes como Tara Pacific.”
Después de 14 años de expediciones, solo el 2% de los países solicitados rechazó la entrada de la goleta en su territorio marítimo.

Tara no visitará el archipiélago de Maluku  (Islas Molucas) como previsto. Afortunadamente, la capacidad de adaptación es una de las principales fortalezas del proyecto. El barco hará una breve escala en Indonesia, en Sorong, para recibir a su nuevo equipo científico. Saldremos del país de inmediato, para tomar la dirección de Palau, donde nos están esperando.

Compuesta por seis archipiélagos de 300 islotes y 26 islas, la República de Palaos (Palau), en Micronesia, será un vasto campo de exploración,  y una escala organizada por el Presidente de Palaos, uno de los primeros en asociarse a Tara en la COP21, para hacer escuchar la voz del Océano (declaración "Because the Ocean").

El reajuste del transect nos llevará primero a pequeñas islas remotas, aún poco estudiadas: Hatohobei, Sonosol, Pulo Anna. El muestreo alrededor de Koror, la isla más poblada de Palau, tendrá lugar del 4 al 9 de enero de 2018. Otra misión específica realizada por el equipo de Mónaco se extenderá más tarde, del 11 al 20 de enero. Es solo después de surcar y muestrear  el Triángulo de Coral, en el corazón de estas "pequeñas islas" (Micronesia), que la goleta hará una escala final en el puerto de Koror del 20 al 22 de enero de 2018, antes de zarpar para Filipinas.

Noëlie Pansiot

08/12/2017

Química y defensa natural de los corales


Bernard Banaigs, investigador del INSERM,  se encuentra a bordo, junto a otro químico, Olivier Thomas, profesor de la Universidad de Galway, para una misión dedicada a la biodiversidad en el Archipiélago de Bismarck, en Papúa Nueva Guinea.

¿Cómo evocar el trabajo de un químico en la expedición Tara Pacific?
Antes de hablar de química, intentaré mostrar que esta disciplina no es tan complicada. Siempre me fascina meter la nariz debajo del agua, especialmente aquí, donde observamos una gran biodiversidad y una cobertura casi total del sustrato. Corales, gorgonias (Gorgonacea), hidrozoos (Hydrozoa), ascidiáceos (Ascidiacea), esponjas, corales blandos, etc. ¡No hay un centímetro cuadrado que no esté cubierto! La consecuencia de esta riqueza es una competencia por el espacio. La mayoría de estos organismos marinos ponen huevos, que se convierten en larvas nadadoras, que luego necesitarán una base para asentarse y desarrollarse.
Esta vida animal fijada permanentemente  en un sustrato no tiene equivalente en la tierra. Estos animales no tienen ojos ni oídos. Ellos desarrollan estrategias de defensa para protegerse de los depredadores, competidores, colonizadores o incluso de los rayos UV.
¿Unas defensas químicas?
Exactamente. Tomemos  el ejemplo de los UV. En la tierra, cuando queremos protegernos del sol, nos ponemos a la sombra. Pero los corales fijados en los primeros metros debajo de la superficie no pueden hacer eso. Tuvieron que desarrollar sustancias anti-UV. Eso es lo que, como químico, trato de entender: ¿cómo se protegen estos organismos? Estoy interesado en todas las defensas: la protección química, las sustancias tóxicas o anti apetentes que inhibirán el comportamiento de los competidores vecinos.

¿Puede el mismo organismo secretar varias sustancias químicas de acuerdo con la protección que procura?
Sí, tomemos el ejemplo de los corales. Los que están presentes a poca profundidad debajo de la superficie, bio-sintetizan substancias que filtran los rayos UV. También crean otras moléculas para protegerse de los colonizadores. Si una larva de esponja se fija sobre un coral y prolifera, el coral puede morir sofocado.

¿Por qué concentrarse en estas moléculas?
Estoy muy interesado en las especies que se defienden efectivamente. Ellas son las que voy a cosechar. De vuelta en el laboratorio, extraigo y estudio la química de las moléculas. Aquí en Papúa Nueva Guinea,  uno puede encontrar una quimio-diversidad original asociada con esta biodiversidad excepcional. El último paso, en lo que a mí respecta, en el campo de la ecología química, es determinar "quién hace qué", comprender la función de cada molécula. ¿Son estas moléculas responsables de la actividad anti-depredación o anti-incrustación*(anti-fouling)? Lo que más me fascina es, sobre todo, comprender el papel de las moléculas producidas en el medio.

¿Unas moléculas que luego podrían reproducirse en laboratorio y usarse en la salud humana o en otros campos?
De hecho, establezco un vínculo entre investigación básica e investigación aplicada. Con esta pregunta en tela de fondo: ¿cuáles son las moléculas claves, aquellas que tienen un papel importante en el ecosistema? Para mí, no se trata de hacer un catálogo de todas las moléculas existentes bajo el agua. Desde el momento en que muestro que esta molécula está activa en el medio ambiente, me pregunto sobre su uso potencial en la salud humana, en el campo de los biopesticidas, o los anti-incrustantes.

Se trata de valorizar estas moléculas...
Sí. Tomemos el ejemplo de las moléculas anti-UV producidas por los corales. Investigadores australianos han presentado patentes;  Creo que en los próximos años, los filtros solares que incorporan las mismas moléculas sintetizadas en el laboratorio se venderán comercialmente. 50 a 60% de los medicamentos que se encuentran en la farmacia son de origen natural. La aspirina, por ejemplo, proviene de una molécula contenida en la corteza del sauce. La investigación sobre moléculas marinas comenzó recientemente en la década de 1960, y el entorno marino ofrece moléculas originales que no tienen equivalente en la tierra. El potencial es inmenso.

Noëlie Pansiot

* Actividad anti-incrustante: uso de biocidas para evitar que los organismos acuáticos se adhieran a una superficie; por ejemplo, los cascos de buques u otros objetos sumergidos.