19/06/2018

Las patologías coralinas, con Explorations de Mónaco

Del 12 al 25 de junio, el coral en Hawái es el tema de la misión de Explorations Mónaco, dirigida por el Centro Científico de Mónaco, en colaboración con la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y la Fundación Tara.

En las últimas décadas, se ha observado un fuerte aumento de las enfermedades que afectan a los corales constructores de arrecifes, ilustrando el impacto del cambio climático y de la acidificación en la salud de los ecosistemas marinos. Este estrecho vínculo entre el destino del océano y el clima hace temer un aumento exponencial del número de patologías que afectan a los arrecifes. Desde 2009, la Fundación Prince Albert II y la Fundación Tara se han asociado para estudiar estas evoluciones del ecosistema marino

Especializado en el estudio del funcionamiento de los ecosistemas coralinos (tropicales, mediterráneos y profundos), el Centro Científico de Mónaco (CSM) es uno de los principales socios de la expedición Tara Pacific 2016-2018. 

En los arrecifes hawaianos y a bordo de la goleta, el CSM en colaboración con Explorations de Mónaco y la Universidad de Hawái, realizará una misión de muestreo de coral dedicada al estudio de las patologías de corales en Kaneohe Bay, en la costa este de la isla de Oahu.

Los equipos de CSM enfocarán su trabajo en la anomalía de crecimiento, un fenómeno que afecta a más de 40 especies de corales Scleractinia del Indo-Pacífico y del Caribe, un fenómeno cuya etiología permanece desconocida. La patología se caracteriza por la formación, en parte de la colonia coralina, de crecimientos anormales que para algunos investigadores son similares a los tumores, pero cuya malignidad aún no se ha establecido.

El origen de este fenómeno podría implicar microorganismos que pueblan los tejidos enfermos.
El estudio de estos "tumores" puede enriquecer nuestro conocimiento sobre el funcionamiento de los corales, pero también sobre un sistema inmune innato muy similar al nuestro. De hecho, la observación de patologías para comprender el funcionamiento normal de los organismos fue erigida en el dogma de la medicina experimental por Claude Bernard, a mediados del siglo XIX, el fundador de la medicina moderna. Si este dogma es cierto para los humanos, los investigadores monegascos lo aplicarán hoy al coral.

Más allá del interés de este estudio para tratar de mejorar el futuro de los arrecifes de coral, también proporcionará información clave para la aprehensión de problemas biológicos o biomédicos, como las relaciones entre la enfermedad del anfitrión y los microorganismos asociados. Con su doble competencia en biología coralina y en biología médica, el CSM es uno de los pocos laboratorios en el mundo con la expertise necesaria para analizar estas anormalidades de crecimiento del individuo hasta los genes.

Se preparará una primera recolección de organismos sanos e infectados para la extracción inmediata de moléculas de interés, en el Instituto de Biología Marina de Hawái (HIMB), antes de enviarla a Mónaco para su análisis. Otras muestras serán puestas en cuarentena y enviadas vivas a Mónaco para su cultivo controlado. Se tomarán un total de 120 muestras, idealmente de las tres especies principales de coral hawaiano: Porites lobata, P. compressa y Montipora capitata.
.