24/05/2018

Preparativos

Pontón de Ariake, al sur de Tokio. Desde la línea de metro aéreo, se pueden divisar los mástiles de Tara plantados en medio de la capital japonesa. Después de su visita en 2017, la goleta regresa para una escala dedicada a visitas del público. Para la tripulación, son principalmente los últimos días para preparar el barco antes de cruzar el Pacífico Norte y reanudar el protocolo científico.

Durante dos días, Louis Wilmotte, jefe de cubierta, y Loïc Caudan, mecánico en jefe, despliegan habilidades de funámbulos en los mástiles para reemplazar a algunos de los obenques fatigados. Una operación bastante espectacular realizada bajo la supervisión de Jean Collet, quien fue el primer capitán de Tara, y que viene de Francia especialmente para la maniobra.

De su lado, los científicos viven una fase intensa.  Fabien Lombard, investigador  en el laboratorio de Villefranche-sur-Mer, líder científico durante esta travesía, prepara el material de muestreo que se utilizará diariamente. Lo acompaña un grupo franco-japonés. Rumiko Yamamoto e Hiroaki Takebe llegan de la Universidad de Kyoto para participar en la expedición;  Lorna Foliot, francesa, del LCSE (Laboratorio de Ciencias del Clima y el Medio Ambiente) embarca por primera vez en Tara.
En el mar, estos cuatro tendrán mucho que hacer. Una vez fuera de las aguas de Japón, los científicos realizarán una estación todas las mañanas durante la cual recogerán agua superficial. Temperatura, acidez, color del agua, concentración de plancton...Unos 50 parámetros serán analizados en cada muestra.

Su objetivo: documentar con precisión la influencia de estos diferentes parámetros ambientales en la estructura y diversidad de los arrecifes de coral del Pacífico. "Gracias a la expedición Tara Pacific, se pudieron tomar muestras a lo largo de las corrientes del Océano Pacífico. Por lo tanto, es posible seguir las condiciones de viaje de las larvas de coral, que son parte del plancton. Esto nos permitirá comprender los mecanismos de colonización de las diferentes especies de coral”, explica Fabien.

Durante esta travesía, Fabien probará un nuevo modelo de red de alta velocidad, que permite recoger muestras a una velocidad de hasta 9 nudos. "Probaremos este prototipo  para ver si funciona bien y si es posible desarrollarlo a mayor escala". La idea es de poder proponer a los navegantes voluntarios que lo instalen en sus barcos y así participar en la recopilación mundial de datos:
Tara se posiciona en la ciencia participativa.

Caroline Brit