04/04/2018

Taiwán, las estrategias del coral


Vianney Denis, científico francés radicado en Taiwán desde hace  8 años, enseña en la Universidad Nacional de Taiwán en Taipéi. Su laboratorio, FRE Lab, le permite conjugar sus dos pasiones, el buceo y el estudio de los corales, cuya diversidad está floreciendo en Taiwán. Reunión con un profesor que estudia las respuestas ecológicas del coral en ambientes marginales.

Está interesado en la funcionalidad de los corales, ¿qué significa?
Se trata de identificar la función, el papel del organismo en el ecosistema. Ahora sabemos que cada especie tiene una respuesta diferente a las perturbaciones y el estrés que recibe. Mi trabajo es identificar y especificar las diferentes estrategias desarrolladas por los corales para sobrevivir al estrés ambiental. Por ejemplo: después de un severo blanqueamiento de corales, solo sobrevivirán las especies más resistentes. A mayor escala, esto ayudará a comprender los cambios en el ecosistema, divisando las especies de coral que poblarán los arrecifes del mañana.

¿Cómo estudia los corales en situación de estrés?
Trabajo sobre unas diez especies comunes en Taiwán, que selecciono en diferentes hábitats. Puede ser en aguas más profundas (60 metros), o en áreas de latitudes más altas, como en el norte de Taiwán. En esta última, en verano, cuando baja la marea, algunas especies colonizan las pilas donde la temperatura puede alcanzar los 37 grados. Taiwán me ofrece un verdadero laboratorio natural. Analizo los cambios fisiológicos que ocurren y permiten que los corales colonicen estos diferentes hábitats, como los cambios que afectan a sus zooxantelas, proteínas, densidad esquelética, etc.

Al analizar estos rasgos que combino, identifico sus funciones (rendimiento) en el ecosistema. Tomo en cuenta su dieta. Normalmente, los corales se alimentan principalmente de lo que producen sus algas simbióticas y, en menor medida, de la captura del plancton. Observamos que durante el blanqueamiento de corales, algunas especies logran cambiar esta tendencia. Esto significa que algunos corales pueden ser capaces de adaptar sus dietas a las condiciones ambientales.

¿Taiwán es un buen campo de estudio?
Lo que me gusta de Taiwán es la presencia de entornos contrastados a una escala relativamente pequeña. Hay arrecifes magníficos y diversos en el sureste de Taiwán, con más de 300 especies de corales. Estos arrecifes se benefician de las cálidas aguas de una fuerte corriente, el Kuroshio.
El norte de Taiwán no está bajo su influencia, y la temperatura del agua en invierno impide el desarrollo de verdaderos arrecifes de coral.

Con el calentamiento global, algunas especies pueden migrar al norte hacia áreas donde no existían antes, cambiando sus áreas de distribución. No conocemos todavía las consecuencias de esta tropicalización potencial en Taiwán, pero estamos observando muy de cerca si ocurren tales cambios.

¿Cuál es el objetivo final de trabajar en los corales para usted?
Mi objetivo es demostrar la importancia del papel de los corales en el ecosistema, para así preservarlos mejor. En Taiwán, nada es uniforme. El Norte, el Sur, los arrecifes poco profundos o más profundos: cada zona tiene su especificidad. Para mantener esta diversidad, debemos  cuidar cada área y reconsiderar el manejo global de los arrecifes en la región.

Entrevista realizada por Noémie Olive