08/02/2018

El coral, un archivo climático


Eric Douville, ingeniero e investigador en el CEA, trabajó durante 10 días a bordo de la goleta, pasando del laboratorio instrumental  embarcado al muestreo en el mar. De vuelta al Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medioambiente (LSCE), en campus Paris-Saclay, Eric estudia los núcleos de coral tomados en el Pacífico desde el comienzo de la expedición. Entrevista de un geoquímico embarcado.

¿Cuál es su misión en Tara Pacific?
En colaboración con el Centro Científico de Mónaco (CSM), propuse implementar mediciones precisas del pH del agua de mar superficial, instalando a bordo un espectrofotómetro * UV-Vis con fibra óptica. El pH es el indicador clave de la acidificación de los océanos resultante de la incorporación continua de dióxido de carbono liberado masivamente a la atmósfera por actividades humanas. Estudiamos este parámetro para caracterizar y cuantificar la acidificación actual de las masas de agua y controlar mejor el impacto que tiene en la vida de los corales.

También es el destinatario de todos los núcleos de coral recogidos desde el comienzo de la expedición.
Dirijo un equipo de investigación en el Laboratorio de Clima y Ciencias del Ambiente (LSCE). Realizamos trabajos en Geocronología y Geoquímica. En Geocronología, desarrollamos herramientas para fechar con precisión los registros climáticos o los restos arqueológicos. Por ejemplo, los métodos de datación se usan para fechar corales fósiles profundos tomados del Atlántico Norte. Como parte de Tara Pacific, utilizamos estas herramientas para confirmar el patrón de crecimiento de los núcleos de coral de superficie recolectados aquí. En un segundo paso, desarrollamos nuestro trabajo en Geoquímica para establecer y cuantificar la evolución en el tiempo, especialmente en los últimos 100 años, de la temperatura y el pH del Océano Pacífico.
¿Cuáles son los protocolos para estudiar estos modelos de crecimiento?
El primer paso antes de estudiar la geoquímica de los núcleos es de establecer un modelo de edad, es decir, comprender cómo se desarrollaron las colonias perforadas y estudiadas a lo largo del tiempo. Hay dos métodos para establecer la tasa de crecimiento de las colonias de coral. El primero es simplemente rastrear y contar las bandas de densidad anual después del análisis del núcleo mediante un escáner médico o una radiografía. Cada año, el coral forma una banda de densidad particular vinculada a la sucesión de estaciones. Si es necesario, para confirmar el conteo de bandas de crecimiento de coral tropical, usamos los métodos de datación basados ​​en la desintegración radiactiva de ciertos isótopos.

¿Han empezado a trabajar en núcleos-testigos  tomados por los equipos de Tara?
De los veinte testigos recientemente recibidos desde el comienzo de la expedición, hemos comenzado el análisis de diez especies de Porites. Pudimos establecer los patrones de crecimiento de las colonias y comenzamos los primeros análisis geoquímicos. Los primeros testigos tomados  en el Pacífico oriental son un poco cortos y solo cubren los últimos 50 años.  En concertación con el consorcio TARA-Pacífic, decidimos perforar una nueva especie de coral masivo del género Diploastrea heliopora. Desde entonces, hemos recibido nuevos núcleos tomados de diferentes sitios en el Pacífico occidental, lo que nos permite hoy cubrir los últimos 200 años o incluso más.
¿Qué sucede después de la datación de las muestras?
Después de establecer el modelo de crecimiento de colonias, analizamos su geoquímica, o sea la composición química del esqueleto de coral, lo que nos permite reconstruir la evolución de la temperatura y de las propiedades del pH del océano en el pasado.

¿Qué información nos proporcionan estas muestras de coral Tara?
Es demasiado temprano para decirlo. Pero hay una cosa importante que hacer: comparar la evolución de las propiedades del Océano aquí reconstruida con los parámetros de crecimiento y la fisiología de los corales; En otras palabras, su capacidad de desarrollarse para crecer con el tiempo. Esto, para estudiar el impacto de los cambios globales en curso en el desarrollo de los arrecifes de coral en el Pacífico. Lo que se destaca de esta investigación es que los principales cambios en el pH y la temperatura desde el comienzo de la era industrial ya han cambiado la tasa de crecimiento de los corales.

Hoy, todos nuestros registros muestran sistemáticamente una caída en el pH de los océanos en los últimos 150 años, que corresponden a la era industrial. Observamos que desde el comienzo de la era industrial, la acidificación de los océanos se ha acelerado a un ritmo nunca visto desde hace 300 millones de años. Y su impacto en la vida marina, que irá creciendo en los próximos años, sigue siendo desconocido.

Noëlie Pansiot